Mazmorras del cáliz

¿Te atreves a visitar el subsuelo de Yharnam?

 
 
Triangle Circle Shapes
Square Cross Shapes

Las pesadillas acechan

Enfréntate a tus miedos

Unas enormes ruinas subterráneas se extienden bajo la decadente ciudad de Yharnam. Las mazmorras del cáliz, antiguas y llenas de horrores, parecen haber sido creadas por una fuerza malévola… a la que no le gustan los visitantes.

Es más, las mazmorras cambian de aspecto para cada cazador que se adentra en ellas, alterando su estructura cada vez que se realiza el ritual del cáliz sagrado.

Enfréntate a ellas en solitario o con compañeros cazadores de todo el mundo. La única certeza es que encontrarás tu peor pesadilla.

 
 

¿Qué yace en las profundidades?

  • Trampas: a lo largo de los túneles y corredores se esconden trampas mortales como afiladas guillotinas que acechan a los cazadores desprevenidos.
  • Arquitectura: las mazmorras del cáliz albergan gran variedad de zonas, desde estrechos corredores y enormes salones ornamentados hasta turbios pantanos y senderos pedregosos.
  • Tus propias creaciones: las mazmorras son un escenario en cambio constante; crea tus propias catacumbas o descarga mazmorras creadas por otros jugadores de Bloodborne.
 
 
 
 

En las sombras

Amenazas de la mazmorra

Guardianes de las profundidades

Protectores

Los protectores vagan por las profundidades, vigilando las mazmorras silenciosas. Nacieron en el pestilente abismo y se alimentan de sangre y carne podrida. Son fríos y húmedos, con una piel azulada que jamás ha sido tocada por el sol, y unos ojos negros hundidos en sus cuencas.

Ceremonias mortales

Maestros del ritual

Las mazmorras del cáliz son tanto tumbas siniestras como lugares de descanso de algo oscuro y nefando que yace en las profundidades. Sea la criatura que sea, los maestros del ritual celebran espantosas ceremonias para adorar a su infame señor.

Sabuesos del infierno

Antiguo perro guardián

Unos enormes y salvajes perros guardianes acechan al insensato que se adentre en las mazmorras del cáliz. Con su cuerpo petrificado y rodeados de las llamas del infierno, estos sabuesos de la oscuridad pertenecen al maestro que yace en las profundidades de las ruinas, y su única orden es matar.