Cómo Wolfenstein: Youngblood reinventa la fórmula FPS de la franquicia

y algunos elementos que permanecen en la nueva aventura cooperativa desarrollada en los años 80

 
 

1. Es la primera aventura cooperativa de Wolfenstein

Mientras que las entregas anteriores de la saga te metían en la piel de B. J. Blazkowicz, un guerrero solitario, Youngblood cuenta con dos coprotagonistas: las hijas gemelas de B. J., Jess y Soph. El título siempre se jugará en cooperativo, y tu compañera de aventuras puede estar controlada por la IA o por un amigo online. ¿Y esto cómo afecta a las mecánicas de juego? 

Combate estratégico

Podrás formar equipo y emplear opciones de combate más estratégicas para aplastar la amenaza nazi. Divide y vencerás: una gemela puede abalanzarse por la puerta principal y soltar plomo a diestro y siniestro mientras la otra flanquea al enemigo para acabar con él. 

Juego en equipo

Reanimaos mutuamente en el fragor del combate, compartid vidas extra, aunad fuerzas para manejar armas tan gigantescas como el cañón Tesla o mejorad vuestros atributos con las nuevas "señales" (por ejemplo, Jess puede hacerle una señal de aprobación a Soph para aumentar temporalmente su salud).

Resuelve puzles en equipo

Tener a dos protagonistas a la vez permite plantear todo tipo de puzles que se han de resolver de manera cooperativa. Será necesario trabajar en equipo para activar interruptores, abrir puertas y llegar a sitios aparentemente inalcanzables. 

 
 

2. Nuevas protagonistas

Conoce a Jess y Soph, las dos jóvenes hijas de B. J. llamadas "Las Gemelas Terror", y a la miembro de la resistencia Anya Oliwa. Las gemelas, que aún no habían nacido al final de Wolfenstein: The New Colossus, han sido entrenadas por su madre y su padre para recoger el testigo y seguir luchando contra los nazis. Y menos mal, porque B. J. ha desaparecido tras las líneas enemigas y hay que dar con él.

Ambos personajes tienen su propia personalidad, pero pueden hacer uso del mismo conjunto de habilidades. Al principio de la partida, podrás personalizar tu configuración de equipo, que luego irás mejorando a través de las especializaciones de las gemelas y del amplio árbol de habilidades.

 
 

3. Equipo nuevo muy potente

Han pasado dos décadas desde que te enfrentaste cara a cara al Tercer Reich en la anterior aventura de Wolfenstein, por lo que ahora hay disponible un nuevo surtido de resplandecientes juguetes. Y la que se lleva la palma de todas estas innovaciones es la servoarmadura de Jess y Soph, una armadura futurista que te permite hacer uso de habilidades de tipo:

  • CAMUFLAJE: ¿no quieres que nadie te vea? Con la servoarmadura puedes volverte invisible durante breves periodos de tiempo para coger a los enemigos por sorpresa.
  • IMPULSO AÉREO: pulsa dos veces el botón de salto para impulsarte en el aire y llegar a zonas aparentemente inalcanzables.
  • CAÍDA DE GOLPE: ¡muerte en picado! Da un potente golpe en el suelo en el momento oportuno para aplastar la amenaza nazi.
  • GOLPETAZO: básicamente, con esto podrás asestar puñetazos muy contundentes. Convierte a los desgraciados enemigos en una amalgama de vísceras o destroza las puertas y desata un aluvión de astillas.
 
 

4. Ambientado en los años 80

Después de una escaramuza inicial en un zepelín, nos encontramos en una horripilante versión de París de los años 80 repleta de neones. Esta no es la capital francesa a la que estamos acostumbrados, nada de Gainsbourg, Jean-Paul Gaultier, ni una repostería exquisita, aquí solo hay hordas de nazis con trajes de cuero que buscan pelea.

Es un entorno diferente a las derruidas calles de la Europa nazi de los años 60 mostrada en las entregas anteriores,
por lo que Youngblood tiene un aire fresco y nuevo.

"Cada enemigo, arma y dispositivo del juego tiene un aspecto nuevo que encaja con el estilo retro y de ciencia ficción de los años 80"


- Andreas Öjerfors, diseñador de juego sénior de MachineGames

 
 

5. Nuevo co-desarrollador, nueva perspectiva

En esta ocasión, MachineGames, el desarrollador principal de la saga, ha contado con el talento de Arkane Studios, el equipo responsable de la aclamada franquicia de sigilo Dishonored, para crear el juego. La influencia de este equipo queda más que patente desde el primer momento:

  • Niveles más amplios: mientras que los títulos anteriores de Wolfenstein te llevaban de la mano del punto A al punto B, los niveles de Youngblood son zonas enormes que te permiten completar los objetivos de diversas maneras. La exploración se recompensa, y al igual que en Dishonored, las zonas ocultas albergan mejoras, huevos de Pascua y detalles adicionales de la historia.
  • Misiones no lineales: quitando las etapas iniciales y finales, las misiones varían de dificultad y se pueden emprender desde el punto central en cualquier orden. ¡Hay un sistema de experiencia, así que es probable que, al principio, no tengas el poder suficiente para afrontar algunos desafíos!
  • Juega a tu manera: busca botín para comprar mejoras, personaliza las armas como más te guste y mejora la servoarmadura mediante el árbol de habilidades para definir y perfeccionar tu propio estilo de juego.

"El sólido manejo de las armas y el combate propios de MachineGames se combinan con el fantástico diseño de niveles no lineales de Arkane"


- Andreas Öjerfors, diseñador de juego sénior de MachineGames  

 
 

6. Una experiencia de realidad virtual complementaria

Wolfenstein: Cyberpilot es una historia independiente para PlayStation VR que se desarrolla en París poco antes de los acontecimientos de Youngblood. Aprovecha tus habilidades de hackeo, ponte al mando de peligrosas máquinas de guerra enemigas y asalta la capital francesa para aplastar la amenaza nazi y ayudar a la resistencia.

No es necesario jugar a uno de estos títulos para disfrutar del otro, pero sí comparten un hilo narrativo común.

"Al jugar a Youngblood, podrás comprobar qué le ha pasado a la ciudad tras los sucedido de Cyberpilot"
 

- Andreas Öjerfors, diseñador de juego sénior de MachineGames

 
 

Y algunas cosas que permanecen en Youngblood...

  1. Hordas de malvados nazis: una década diferente, los mismos fascistas de siempre. Deshazte de ellos sin pudor alguno. 
  1. Robots asesinos gigantes: el otro pilar de Wolfenstein, los gigantescos robots armados, también forman parte del título, como el Panzerhund mejorado.
  1. Cantidad de armas: no sería Wolfenstein sin un arsenal gigantesco capaz de causar estragos y, en ese sentido, Youngblood tira la casa por la ventana y pone a tu disposición un montón de armas.
  1. Improperios a cascoporro: el sentido del humor tan característico de la saga sigue intacto. Las gemelas no solo han heredado las habilidades de B. J. para asesinar nazis, sino también su creatividad lingüística. 

"Sigue siendo Wolfenstein en su más pura esencia. Tienes que ir cargándote nazis con armas ridículamente poderosas mientras disfrutas de una historia que mezcla temas serios con personajes carismáticos y humor negro"


- Andreas Öjerfors, diseñador de juego sénior de MachineGames