Horizon Zero Dawn:
La historia hasta el momento

Toma asiento y permite que, desde la experiencia que me dan las arrugas, te cuente la historia de Aloy; así podrás prepararte para su viaje al Oeste Prohibido.

Parte I: Un regalo del pasado

La paria

Después de que la encontráramos sola y desamparada en la Madre, nuestra montaña sagrada, Aloy fue criada por Rost, un paria de la tribu Nora, que le enseñó cómo sobrevivir. Repudiada por los demás niños como una “sin madre”, encontró una cueva que los Antiguos construyeron en un pasado remoto y se topó con un Foco, un dispositivo que muestra visiones que tan solo ella es capaz de ver.

En estas visiones, Aloy aprendió más de lo que diez generaciones de ancianos podrían haberle enseñado sobre nuestro mundo... y su pasado. Con más preguntas que respuestas, entrenó con Rost para perfeccionar sus habilidades como cazadora y guerrera, a fin de prepararse para un desafío llamado la Prueba. En caso de vencer, esperaba ser declarada miembro de pleno derecho de la tribu Nora y quizá recibir algunas respuestas que aclarasen el misterio de su origen.

Victoria en la derrota

Sin embargo, esta Prueba no fue como las demás. Una misteriosa secta llamada Eclipse tendió una emboscada a los jóvenes guerreros Nora, matando a muchos e hiriendo a Aloy. A pesar de defenderse con audacia, no pudo con todos los atacantes. Rost, que había estado observando sus progresos en la Prueba desde la distancia, sacrificó su vida para salvar la de ella.

De vuelta en la Madre, nuestra Gran Matriarca Teersa le mostró a Aloy la Diosa, la enigmática puerta donde la encontraron cuando era un bebé. Después de que la puerta pareciera reaccionar a la presencia de Aloy, las Grandes Matriarcas la nombraron Buscadora: una valiente Nora enviada para cumplir un gran propósito, aunque eso significase atravesar las fronteras de su Tierra Sagrada.

La ciudad del Sol

La primera parte del viaje de Aloy la condujo a un encuentro con un Corruptor, una máquina que provoca una rabia asesina en bestias metálicas que normalmente son dóciles. Después de derrotarlo, Aloy consiguió cosechar un componente que le permitía a ella misma sabotear y controlar a las máquinas.

Aloy continuó su periplo hasta llegar a Meridian, hogar de los Carja, y frustró un plan para destruir la ciudad, ganándose de esa forma la confianza del Rey Sol Avad. Durante esta misión, Aloy descubrió la existencia de una IA renegada llamada HADES, que daba órdenes a los Eclipse a través de Focos como el suyo.

Personajes

Aloy conoció a mucha gente durante sus viajes. Algunos, como Varl, otro valiente Nora, y el capitán Erend, un Oseram, la ayudaron en su misión, mientras que otros se esforzaron por frustrar sus avances.

Parte II: Revelaciones

Orígenes mecánicos

Guiada por una peculiar voz, Aloy viajó al corazón de las ruinas del mundo antiguo en Fin del Creador. Allí, descubrió unas instalaciones donde se creaban terribles máquinas de guerra, las mismas que ahora deambulan por nuestras tierras.

Dos científicos, Ted Faro y Elisabet Sobeck, diseñaron estas bestias de metal y las programaron para replicarse a sí mismas, consumiendo materia viva en el proceso. Pero cuando las máquinas empezaron a funcionar de manera anómala y a multiplicarse sin control, amenazaron con conquistar el planeta.

A pesar de los esfuerzos de una congregación de los mayores sabios de los Antiguos, la “Plaga de Faro” parecía imparable. En un movimiento desesperado, Sobeck creó algo llamado “Proyecto Zero Dawn”, mientras Faro y los guerreros de los Antiguos creaban un arma de destrucción masiva.

Un misterioso aliado

En Fin del Creador, un enigmático hombre llamado Sylens se reveló como el guía de Aloy y le sugirió que explorase el Cementétrico. El pasado de Sylens estaba envuelto en misterio y mancillado de traición. Lo único seguro era que, a una temprana edad, quedó fascinado por los Antiguos y decidió dedicar su vida a desenterrar sus secretos, con un interés especial en averiguar qué fue de ellos.

En estas ruinas, descubrió y destruyó a un Portador de Muerte, una enorme máquina dotada de tentáculos. La familiaridad de Sylens con estos lugares y con la tecnología hallada en ellos reveló una parte de su pasado: había hecho un trato con HADES a cambio de conocimiento, ayudó a fundar Eclipse y construyó la red de Focos.

Operaciones encubiertas

Aloy decidió confiar en Sylens por el momento y se infiltró en la base de los Eclipse, donde desactivó su Foco y los de los sectarios, y se abrió paso hasta las ruinas de Zero Dawn en el proceso.

En las ruinas, la verdad salió a la luz: los Antiguos no fueron capaces de salvarse a sí mismos. Los guerreros organizaron un enfrentamiento final para contener a las máquinas invasoras hasta que fuera posible activar Zero Dawn. Sacrificaron sus vidas para que nuestra gente pudiera sobrevivir algún día.

El Proyecto Zero Dawn

Esa era su verdadera naturaleza: constructores, no depredadores. El objetivo del Proyecto Zero Dawn era que las bestias de metal construyeran un vergel a partir de las cenizas del viejo mundo, transformando destrucción en creación. 

En el corazón de las ruinas de Zero Dawn, Aloy descubrió la clave que le permitiría acceder al conocimiento de la Madre y conseguir las respuestas que buscaba, pero sufrió una emboscada y quedó inconsciente.

Armas y herramientas

Es posible derrotar a estas imponentes bestias metálicas mediante una amplia variedad de herramientas y armas, pero también es posible enfrentarlas entre sí. 

Parte III: La sombra que se cierne

La Sombra y el Eclipse

Aloy despertó en las tierras desérticas de Ocaso y descubrió que los Eclipse ya habían invadido las Tierras Sagradas de los Nora, con la intención de aniquilar a toda la tribu. Tras ser capturada por Helis, líder de los Eclipse, Aloy fue obligada a competir en la arena de Ocaso. En contra de lo que Helis esperaba, logró vencer y, junto con Sylens, acudió con presteza al rescate de los Nora.

Después de repeler a los invasores y lograr acceder al santuario interior de la Madre, la visión de Elisabet le ofreció aún más verdades.

Sobeck reencarnada

Los Antiguos perecieron, pero no sin antes instruir a la Madre, una Cuna en su lengua, para que iniciara el proceso de reconstrucción de la humanidad y de nuestro mundo. Aloy, sin embargo, era verdaderamente especial: un clon de Elisabet Sobeck.

La IA GAIA, que debía supervisar a las bestias de metal, tenía nueve subsistemas creados para controlar distintas operaciones. Uno de ellos, HADES, se averió y empezó a alterar el propósito de las bestias para dedicarlas a la destrucción y la aniquilación de la vida. La única posibilidad de detener a HADES era hacerse con GAIA Prime, el corazón de la IA, para anular el control de HADES sobre los demonios de metal y detener la corrupción.

The Frozen Wilds

Aloy se aventuró al helado norte tras oír historias sobre unas nuevas y temibles máquinas. Junto con los jefes de la tribu Banuk local, Aloy logró iniciar la autodestrucción de unas instalaciones de las que estaban surgiendo enemigos letales. 

Aloy dejó a los guerreros Banuk la tarea de limpiar la corrupción restante y volvió para el asalto final.

Las máquinas

Muchos ancianos se vieron obligados a cuestionarse todo lo que creían saber, pero la verdad que Aloy descubrió era inmutable: las máquinas eran en parte el motivo de que la humanidad hubiera sobrevivido.

Parte IV: Una amenaza procedente del oeste

Enjambre hostil

En lo alto de una cima helada, Aloy descubrió las últimas crónicas de Elisabet Sobeck y el plan final de HADES: reactivar la Plaga de Faro y aniquilar a la humanidad de una vez por todas, empleando una enorme Aguja para enviar una señal a las máquinas. La batalla final estaba próxima.

Aloy y sus aliados acudieron a toda prisa a Meridian, donde un enorme ejército de máquinas corrompidas pretendían destruir la ciudad. Mediante la colaboración y la estrategia, nuestros héroes lograron repeler el ataque y Aloy acudió a la Aguja para plantar cara a HADES directamente. Tras una feroz batalla, finalmente Aloy atravesó a HADES con la lanza de Sylens, silenciando definitivamente a la IA y su canto de corrupción.

Nuevos horizontes

Ahora, Aloy tiene un objetivo que la llevará más allá de las regiones salvajes que conoce. Ha viajado al oeste para investigar una misteriosa y mortífera plaga. En estas ignotas tierras, conocerá nuevas y extrañas tribus y combatirá contra máquinas más letales si cabe. Junto con viejos amigos y nuevos compañeros, se adentrará en este nuevo territorio para hallar las respuestas que necesita para salvar la vida en la Tierra.

Ediciones

Edición estándar

PS5
  • Horizon Forbidden West™ (PS5™)

Edición Digital Deluxe

PS5
  • Horizon Forbidden West™ PS4™ y PS5™
  • Banda sonora digital y libro de ilust.
  • Cómic digital
  • Dos objetos de Bégimo Carja de élite
  • Dos objetos de trueno Nora de élite
  • Pieza de Asalto Mecánico
  • Paquete de recursos para el juego
  • Extras del modo Foto

Edición estándar

PS4
  • Horizon Forbidden West™ (PS4™)
Horizon Forbidden West™ ©2021 Sony Interactive Entertainment Europe. Publicado por Sony Interactive Entertainment Europe. Desarrollado por Guerrilla. “Horizon Forbidden West” es una marca registrada de Sony Interactive Entertainment Europe. Todos los derechos reservados.
Sony Interactive Entertainment Europe Privacy Policy & EULA