Horizon Zero Dawn: La historia hasta el momento

Antes de aventurarte en el Oeste Prohibido, ponte al día con la épica aventura de la cazadora de máquinas, Aloy, en Horizon Zero Dawn. En un mundo postapocalíptico en el que la naturaleza se ha adueñado de las ruinas del mundo antiguo, máquinas colosales campan a sus anchas por las exuberantes tierras salvajes.

Parte I: La paria

Un regalo del pasado

Desterrada al nacer de una tribu de grandes cazadores conocidos como los Nora, Aloy jamás conoció el calor del abrazo de una madre ni el amparo de una comunidad. Su única compañía mientras crecía fue Rost, el severo pero noble paria que la crio en los territorios salvajes de las Tierras Sagradas de la tribu. 

A los seis años, mientras huía de los niños Nora que la atormentaban, Aloy se cayó en las cavernosas ruinas de unas instalaciones del mundo antiguo. Dentro de ese lugar prohibido encontró un Foco, un dispositivo de realidad aumentada que le permite interactuar con la tecnología del mundo antiguo, leer datos del pasado y detectar los puntos débiles de cualquier máquina.

Equipada con su Foco y bajo la tutela de Rost, Aloy aprendió a sobrevivir en condiciones extremas y a cazar máquinas letales. Pero Rost desconocía lo que ella más ansiaba saber: la identidad de sus padres y la razón de su destierro.

La Prueba

Todo lo relacionado con el nacimiento de Aloy era un secreto celosamente guardado por las Grandes Matriarcas de la tribu. Por ello, Aloy pasó muchos años entrenándose para la Prueba, un extenuante rito de iniciación Nora. Si salía victoriosa, la tradición dictaba que las Matriarcas le concedieran un deseo y le contaran lo que sabían.

Aloy compitió y ganó, pero, justo cuando saboreaba la victoria, una banda de violentos sectarios atacó a los asistentes al torneo. Equipados con Focos y armamento avanzado, masacraron a los competidores de Aloy e hirieron de gravedad a Rost. Reuniendo sus últimas fuerzas, Rost apartó a Aloy de una bomba de los sectarios y se sacrificó para salvar la vida de la Nora.

La Matriz de la montaña

Aloy se despertó en el interior de la sagrada montaña de la Madre, donde descargó un mensaje del Foco de un sectario muerto. El mensaje revelaba que los sectarios habían recibido el encargo de asesinarla por su extraordinario parecido con una vieja mujer desconocida. Al contemplar el rostro de la mujer, Aloy pensó que tal vez se tratara de la madre que tanto anhelaba conocer.

Teersa, una amable Matriarca, condujo a Aloy al lugar donde la encontraron cuando era un bebé, fuera de una antigua escotilla de metal que personificaba a su Diosa, la Madre. La escotilla estaba cerrada, pero su sistema de bioseguridad se activó ante la presencia de Aloy. Las Matriarcas, pensando que se trataba de un augurio, concedieron a Aloy el título de Buscadora, un raro privilegio que le permitiría abandonar las Tierras Sagradas en busca de respuestas.

Pero mientras Aloy se preparaba para partir, un antiguo robot de guerra Corruptor atacó a los Nora. Aloy salió en defensa de la tribu y derrotó a la máquina. A continuación, utilizó su Foco y su talento innato con la tecnología para hacer ingeniería inversa con un componente extraído de los restos de la máquina. Dicho componente permitiría a Aloy sabotear las máquinas y convertirlas en monturas dóciles o en aliadas en el combate.

Sol y Sombra

Siguiendo una pista desvelada por su Foco, Aloy viajó a Meridian, la capital de la poderosa tribu Carja. A través de un informante se enteró de que los sectarios pertenecían a una facción rebelde de los Carja Sombríos conocida como los Eclipse. Se trataba de un grupo de leales al difunto Rey Sol loco Jiran, depuesto tras ordenar a los Carja que se embarcaran en una sangrienta campaña de sacrificios humanos rituales contra las tribus vecinas e incluso contra su propio pueblo.

Liderados por Helis, el antiguo campeón de Jiran, los fanáticos disidentes servían ahora a un misterioso dios sombrío llamado HADES. Esta enigmática entidad había prometido ayudarlos a reconquistar Meridian a cambio de su lealtad. Y también fue quien dio la orden de asesinar a Aloy en la Prueba, por temor a que tuviera alguna relación con la mujer desconocida.

Las máquinas

El mundo de Horizon está repleto de máquinas cada vez más trastornadas y mortíferas fabricadas en fundiciones subterráneas automatizadas conocidas como Calderos.

Parte II: Los secretos profundos de la Tierra

La Plaga de Faro

Guiada a través de su Foco por una misteriosa voz desconocida, Aloy escaló las imponentes ruinas de Fin del Creador, la antigua sede central corporativa de Faro Automated Solutions. Allí descubrió que, en ese lugar, mil años antes, el presidente Ted Faro había desarrollado una serie de robots de guerra autorreplicantes que se alimentaban de materia biológica.

Un fallo en el sistema hizo que un enjambre de estas máquinas dejara de obedecer órdenes humanas. Con su insaciable apetito de biomasa y sin nada que las detuviera, comenzaron a multiplicarse, extenderse y matar sin control. Conocido como la "Plaga de Faro", este acontecimiento catastrófico estuvo a punto de destruir toda la vida. Y lo más escalofriante era que ahora los Eclipse pretendían resucitar a los mismos robots de guerra.

La mujer desconocida resultó ser Elisabet Sobeck, una brillante experta en robótica del mundo antiguo y exempleada de Faro. Faro le rogó que encontrara una forma de derrotar al enjambre y salvar el mundo. Elisabet aceptó, pero la solución extrema que propuso, conocida con el nombre en clave "Zero Dawn", lo aterrorizó.

Victoria imperecedera

La voz que guiaba a Aloy resultó ser la de Sylens, un enigmático nómada que valoraba el conocimiento sobre todas las cosas. Al darse cuenta de que la firma genética de Aloy le permitía acceder a valiosos datos del mundo antiguo, le indicó que siguiera el antiguo rastro de Elisabet hasta las ruinas del Mando Robótico Americano.

Tras limpiar la base de sectarios, Aloy se enteró de la Operación: Victoria imperecedera, un antiguo plan bélico que pretendía movilizar a la población civil del planeta para luchar contra el enjambre. Esto permitiría a Elisabet ganar un tiempo valiosísimo para el Proyecto Zero Dawn, supuestamente una superarma de alto secreto. Las instalaciones del Proyecto Zero Dawn escondían más respuestas, pero el lugar yacía enterrado bajo Ocaso, la fortaleza de los Carja Sombríos.

Con la ayuda de Sylens, Aloy saboteó la red de Focos de los Eclipse y logró acceder a las instalaciones sin ser detectada, pero el conocimiento interno de Sylens la hizo sospechar. ¿Existiría una conexión más profunda entre Sylens y los sectarios? 

El Proyecto Zero Dawn

Dentro de los restos destrozados de las instalaciones de Zero Dawn, un secreto de hace siglos fue revelado: el Proyecto Zero Dawn no tenía nada que ver con una superarma, ni tampoco había ninguna posibilidad de detener la Plaga de Faro. En su lugar, Elisabet Sobeck dirigía un equipo formado por los mejores científicos del mundo, que trabajaban sin descanso para desarrollar un sistema de terraformación de inteligencia artificial llamado GAIA. 

De forma autónoma, GAIA desarrolló las máquinas que ahora vagan por el mundo de Aloy. Mucho después de que el enjambre de Faro hubiera devorado la biosfera y fuera desactivado, las máquinas de GAIA repararon la tierra, los cielos y los mares. Después, GAIA produjo una nueva generación de seres humanos y animales utilizando embriones preservados por criogenización. La vida surgió de nuevo como la semilla que renace de las cenizas.

En medio de estas impactantes revelaciones, Aloy recuperó el archivo de datos que le permitiría entrar en la montaña de la Madre, donde le aguardaba la verdad sobre su nacimiento. Pero justo cuando estaba saliendo de las instalaciones, fue emboscada por un grupo de Carja Sombríos que la dejaron inconsciente.

El terror del Sol

Aloy se despertó en una jaula encima de la arena de gladiadores de Ocaso, donde los Eclipse la obligaron a luchar contra un gigantesco Bégimo. Tras recuperar sus armas, desafió todas las expectativas derrotando sin ayuda de nadie a la temible máquina.

Lleno de ira, Helis ordenó a dos Corruptores que atacaran, pero en ese momento una explosión sacudió los muros del estadio. Sylens emergió entre el humo, huyendo con Aloy a lomos de dos Embestidores saboteados porque, sin ella, los secretos de la montaña sagrada de los Nora habrían permanecido sellados para siempre.

Mientras Aloy cabalgaba en dirección a la Madre, vio que las Tierras Sagradas estaban siendo atacadas por los Eclipse. Junto con muchos otros guerreros Nora, luchó ferozmente contra una horda de máquinas letales y corrompidas. Hubo muchas víctimas, pero lograron repeler a los invasores y, finalmente, las grandes puertas de metal de la Madre se abrieron de par en par para Aloy.

Personajes

Aloy conoció a mucha gente durante sus viajes. Algunos, como Varl, otro guerrero Nora, y Erend, un miembro de la Vanguardia Oseram, la ayudaron en su misión, mientras que otros tenían intenciones ocultas y solo querían frustrar sus avances.

Parte III: La sombra que se cierne

El corazón de los Nora

La montaña de la Madre resultó ser una de las instalaciones Cuna de GAIA, el lugar donde nació la primera nueva generación de humanos. Aloy, sin embargo, era verdaderamente especial: un clon de Elisabet Sobeck. 

Veinte años antes, una señal de origen desconocido se introdujo en GAIA, transformando sus subfunciones en inteligencias artificiales caóticas e independientes. Una de ellas era el protocolo de extinción de HADES, desarrollado para erradicar toda la vida de la Tierra si el proceso de terraformación fracasaba. Temerosa de que sus sistemas cayeran bajo el control de un HADES malévolo y superpotente y fueran utilizados para destruir la vida en lugar de crearla, GAIA programó la autodestrucción de su reactor Prime.

La última acción de la IA fue ordenar el nacimiento de Aloy como una "reencarnación" de Elisabet, la única persona que creía que podía derrotar a HADES. A Aloy le costó aceptar esta revelación, pero decidió cumplir con el cometido que le había encomendado GAIA. Buscaría un Control Maestro entre los restos de GAIA Prime y lo usaría para vencer a la IA renegada.

 

Al borde de la extinción

Cuando salía de la Cuna, Aloy se encontró con los Nora. Quienes antes la rechazaban por culpa de su fe ciega, ahora se postraban a sus pies por la misma razón. Esto provocó la ira de Aloy, que los instó a dejar a un lado la tradición y unirse a ella para derrotar a los Eclipse.

Después de que la Nora alcanzara la gélida cumbre de Cima Amarga y descubriera el Control Maestro, Sylens le hizo una confesión a Aloy. Años atrás, llegó a un acuerdo con HADES: a cambio de conocimiento, Sylens ayudó a crear los Eclipse. Pero, finalmente, la IA se volvió contra él, y ahora había jurado destruirla.

Juntos, Aloy y Sylens descubrieron el objetivo final de HADES: despertar al enjambre de Faro utilizando la Aguja de Meridian como torre de emisión. La batalla final estaba próxima.

 

La batalla por Meridian

Aloy y sus aliados acudieron a toda prisa a la ciudad de Meridian, sitiada por un ejército de sectarios y máquinas corrompidas. En lo alto de sus murallas, Aloy se enfrentó a Helis y acabó con él, vengando a Rost. Las tribus aunaron fuerzas y consiguieron repeler el primer asalto, pero finalmente se vieron superadas.

La ciudad estaba a punto de caer, así que Aloy se abrió paso luchando hasta la Aguja, donde la esperaba HADES. La IA ordenó a un colosal Portador de Muerte que atacara y se produjo un encarnizado combate. Tras derrotar a la máquina, Aloy clavó la lanza de Sylens, equipada con el Control Maestro, en la calavera de metal que contenía a HADES, lo que interrumpió la señal y destruyó aparentemente a la IA.

Epílogo

Tras la batalla, Aloy viajó al lugar de descanso final de Elisabet Sobeck. Junto a las ruinas de la casa donde se crio Elisabet, Aloy escuchó un archivo de audio grabado por la persona más parecida a una madre que jamás había tenido. En él, Elisabet le confiaba a GAIA las cualidades que habría querido en una hija. Curiosidad, determinación y suficiente compasión para curar el mundo; las mismas cualidades que Aloy poseía. 

Mientras, en la Aguja de Meridian, una estela de luz roja salió despedida de la carcasa destrozada de HADES. Sin que Aloy lo supiera, la luz atravesó el cielo por encima de un desierto desolado, donde Sylens aguardaba pacientemente. Junto a los restos de una antigua máquina de guerra, sostuvo en alto una jaula en forma de farol y absorbió la luz, capturando a HADES.

Armas y herramientas

Las tribus de Horizon han desarrollado una amplia gama de armas para hacer frente a las imponentes y agresivas máquinas.

Parte IV: Una amenaza procedente del oeste

The Frozen Wilds

Tras oír historias sobre unas nuevas y temibles máquinas y una extraña corrupción demoníaca, Aloy se aventuró en el helado territorio septentrional conocido como el Tajo. Junto con los Banuk que habitan en estas tierras heladas, averiguó que el demonio en cuestión era otra IA renegada: HEFESTO, la subfunción de GAIA encargada de construir máquinas. Aloy puso fin a la corrupción destruyendo las instalaciones que HEFESTO había manipulado para crear las mortíferas máquinas. Pero la IA logró escapar.

Nuevos horizontes

Aunque HADES haya sido derrotado, la biosfera del planeta sigue estando profundamente desequilibrada. Con la esperanza de encontrar una copia de GAIA, Aloy viaja al Oeste Prohibido, donde una misteriosa plaga tóxica está devastando el entorno, envenenando la fauna y amenazando las vidas de quienes allí habitan. En estas ignotas tierras, conocerá nuevas tribus y combatirá contra máquinas más letales si cabe. Junto con viejos amigos y nuevos compañeros, se adentrará en este inhóspito nuevo territorio para hallar las respuestas que necesita para reequilibrar la biosfera y salvar el mundo.

Comprar en PlayStation Store

Ediciones

Edición estándar

PS4
  • Horizon Forbidden West™ (PS4™)
  • Actualización a la versión de PS5

Edición estándar

PS4PS5
  • Horizon Forbidden West™ PS5 y PS4

Edición Digital Deluxe

PS4PS5
  • Horizon Forbidden West™ PS4™ y PS5™
  • Banda sonora digital y libro de ilust.
  • Cómic digital
  • Dos objetos de Bégimo Carja de élite
  • Dos objetos de trueno Nora de élite
  • Pieza de Asalto Mecánico
  • Paquete de recursos para el juego
  • Extras del modo Foto
Horizon Forbidden West™ ©2022 Sony Interactive Entertainment Europe. Publicado por Sony Interactive Entertainment Europe. Desarrollado por Guerrilla. “Horizon Forbidden West” es una marca registrada de Sony Interactive Entertainment Europe. Todos los derechos reservados.